En la tierra del sol de medianoche

Siente el calor y la energía del sol durante la noche

Por encima del Círculo Polar Ártico, desde mayo hasta finales de julio, el sol nunca se oculta y se pueden experimentar hasta 24 horas de luz diurna. Durante el verano del hemisferio norte, esta parte del mundo se conoce como la Tierra del Sol de Medianoche. Como una puesta de sol y un amanecer prolongados a la vez, este fenómeno natural pinta el cielo y la tierra con una luz amarilla rojiza.

76 días de sol de medianoche entre mayo y julio reciben a los visitantes que quieren vivir este fenómeno en directo en zonas de Islandia, Groenlandia, Noruega, Suecia, Finlandia, Rusia ó el estado de Alaska en Estados Unidos. Participar en una excursión para observar ballenas o explorar la desértica superficie continental adquieren una nueva dimensión en las noches de verano cuando, literalmente, se puede ver la naturaleza y la fauna bajo una luz diferente. La regla de oro: cuanto más al norte vayas, más noches de sol de medianoche podrás disfrutar.

Si quieres experimentar el clima y la naturaleza única de la zona cercana al Polo Norte, dar un paseo a medianoche por un glaciar o mirar el cielo rojizo desde un trineo en movimiento, entonces ésta es una experiencia que no puedes perderte. Muchas de las atracciones y actividades están abiertas por la noche durante estas semanas, por lo que puedes montar en bicicleta, hacer remo en el río o practicar kayak en el mar. O, tal vez, simplemente encontrar un lugar tranquilo para pescar.

Una de las experiencias más mágicas que se pueden vivir durante esta época es el avistamiento de ballenas. Particularmente en Islandia, durante los meses de junio y julio, la mayoría de las especies de ballenas merodean por las costas y bahías del Atlántico Norte aprovechando la abundante vida marina y disfrutando de los fiordos bajo la luz del sol de medianoche. Húsavik es el principal puerto desde el que puedes aventurarte en busca de ballenas. Asegúrate de elegir un buen día con aguas razonablemente tranquilas para ver ballenas jorobadas saltando, ballenas mink y si tienes suerte quizás una colosal ballena azul.

Hacer caminatas en la naturaleza durante el sol de medianoche es una actividad perfecta para aquellos que desean ver los hermosos paisajes de montaña de los países nórdicos. En Noruega por ejemplo, se puede hacer un viaje a Tromso y hacer una excursión a uno de los picos más altos de Kvaloya. Si lo tuyo no son las montañas, sino el agua puedes explorar las costas y la vida marina mientras navegas en kayak por uno de los innumerables fiordos noruegos.

3 consejos para fotografiar este fenómeno

Un brillo dorado es lo que la mayoría de gente recuerda sobre sus experiencias con el sol de medianoche. Este brillo tiende a resaltar los colores y a estirar las sombras, lo cual proporciona numerosas posibilidades para hacer fotografías espectaculares y muy expresivas.

Consejo 1: Como los colores son más vívidos por efecto del sol de medianoche, es una buena idea hacer fotos más bien simples, concentrándose en dos o tres colores como máximo para evitar una imagen confusa para el observador.

Consejo 2: Las imágenes de fondo se pueden usar para encuadrar elementos en plano medio y de fondo, creando una mejor sensación de tridimensionalidad.

Consejo 3: Para maximizar el impacto de los cielos brillantes en el paisaje, haz que el horizonte quede un tercio por encima de la parte baja de la foto en el visor. Esto ayudará a que la exposición sea la correcta.

Te dejamos este precioso video con imágenes espectaculares de los paisajes a la luz del sol de medianoche en Islandia


COMPARTIR ESTE ARTÍCULO